“Conocé a tu comisario”: otro plan de acercamiento con futuro incierto

Los que peinan canas inmortalizaron a “Policito” como la más histriónica de las medidas de la política para acercar a los ciudadanos de a pie con quienes deben proteger sus vidas. Un imposible, como el del gobernador bonaerense que nunca puede llegar a presidente, que Cambiemos quiere desterrar. 

“Policito” fue un proyecto del equipo del por entonces Ministro de Seguridad, León Carlos Arslanián, (durante el gobierno de Felipe Solá) para sacarle a La Bonaerense el mote de ‘maldita’ que le había quedado tras escandalosas intervenciones en un sinfín de casos.

Con el craneal eslogan de “tu policía amiguito”, “Policito” -un muñeco, peluche- planeaba desembarcar en las escuelas de la Provincia, acompañado de uniformados, para sembrar un vínculo con los chicos/familia. La idea naufragó.

Después fue un civil jefe policial, foros y hasta cambios en la vestimenta… Nada funcionó. Ahora, el Ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, lanzó un plan para poder armar la ficha “ciudadano-policía”, la más difícil y deseada del dominó de la política. 

El nuevo plan se divide en dos líneas: una plataforma digital que muestra a los comisarios de cada dependencia (publicado inicialmente en la web institucional www.mseg.gba.gov.ar) y la otra es llevar el exitoso timbreo de Cambiemos a la fuerza. 

El modo web incluye un mapa de la Provincia. En él aparecen, como si se tratara de señalizaciones de paradas de transportes públicos o lugares turísticos, caritas de policías. Clic mediante, muestran al Comisario que atiende en la dependencia seleccionada.

Foto, nombre y apellido, la jerarquía y hasta el tiempo en ese cargo aparecen como datos en la pestaña (ver foto arriba); además de otro tipo de información referida a la dependencia policial seleccionada, como un teléfono de contacto y la dirección. Toda una tarjeta de presentación.

A la idea del mapa digital se le suma el timbreo policial, que obligó hace un par de días a los jefes a salir a recorrer casas de su cuadricula para hablar con vecinos y recolectar demandas. Algo que no cayó bien en algunos, sobre todo en los de la vieja escuela de La Bonaerense.

¿Funcionará esta vez?